dilluns, 4 d’abril de 2011

ceras y tú


Iba a dedicarte unas líneas, pero me empieza a repatear el culo tener que estar hablando siempre de ti. ¿De qué vas? Odio que en un descuido te hayas colado en mi vida. He dejado de ser yo, después de lo que me había costado llegar hasta aquí, y no tienes ni puta idea del caos que has organizado, si es que alguna vez un caos se ha podido organizar. Es lunes y huele a ceras de colores. Esas pringosas y horribles ceras de colores gruesas con las que siempre acababa perdida cuando era pequeña. Perdida, sí. Casi tanto como ahora, entre tanta pupila dilatada y momentos de esos de despeinar. Por cierto, hoyuelitos, tenías razón: no hago más que vomitar pensamientos sin orden, sentido ni lógica alguna. Qué le vamos a hacer, cada vez me cuesta más hablar en voz alta de las barbaridades que me pasan por la cabeza. Y claro, me bebo un día amargo y me dan arcadas.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada