dilluns, 28 de març de 2011

y ahora, ¿qué?

La niña de los ojos del extrarradio se pregunta por qué estás haciendo tanto el idiota, si no te crees ni tres de las cuatro palabras que dices cada minuto y 32. Tampoco tiene equilibrio, pero se pasa el día haciendo el pino entre tu casa y la suya. Ya casi no se echa sal en la comida porque ha dejado de ser hipotensa (aunque sólo sin el hipo). Ha superado su fobia y está impaciente para que llegue el verano y celebrarlo. Nunca había mentido y ahora lo hace a menudo, con ella misma y con los demás, aunque no se odia por ello. Sigue con su Diógenes con la infinidad de pequeñeces a las que considera importantes y como dice su amiga A, no es una princesa, es la reina bipolar por excelencia. Porque la niña de los ojos del extrarradio quiere mal y pronto. Quiere demasiado por muy poco. Quiere mucho sin ser feliz. Pero, qué coño. Quiere al fin y al cabo.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada