dimarts, 3 d’abril de 2012

1082


Reconozco que lo más entrañable que me ha pasado esta última semana ha sido llegar y ver que seguíamos llevando las mismas zapatillas. Eso y lo de las uñas azules. Tu sonrisa y nuestros pulmones minúsculos incapaces de retener suficiente aire para hablar de todo lo que debíamos. Lo de estar a punto de terminar la carrera y que tú me acabes convenciendo de que, en realidad, los dieciséis no fueron tan horribles. Si ni siquiera nos conocíamos, idiota. Qué vas a saber tú. Adoro llegar y saber que vas a estar, aunque de todo aquello ya sólo queden las colillas. Y odio el tabaco, lo sabes de sobra.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada