dimecres, 18 de maig de 2011

ma jolie

19:38, día par, es miércoles, me la sudas y falta menos de un mes.

Y no sabes cuanto odio que me digan que cada año acabo haciendo los mismos comentarios. Pues sí, los hago. Los hago desde que no estás aquí. Y me importa menos-cuatro que nunca hicieses nada especial ese día, porque para mí, lo más importante es que siguieras estando a mi lado. Codo con codo, nariz con nariz.

Suena a imbécil, lo sé. Aunque tampoco me había parado nunca a pensar que yo siempre estuve ahí cuando te asfixiabas y que tú, en cambio, siempre tenías mejores cosas que hacer o incluso te dolía la cabeza.

Qué típico, ¿no? Llegué a pensar que lo nuestro estaba por encima de cualquier papel firmado ante notario. Amigos de estos sin derecho a roce, y ya ves, al final la que llegó a rozar el absurdo, fui yo. Qué digo rozar. Aplastar.

Me comí el absurdo, el agobio y toda ignorancia puesta en frases del tipo lo nuestro siempre ha sido diferente, y por mucho que pienses que con tanto atracón, lo único que podía ganar eran, además de un disgusto, unos cuantos kilos, acabé siendo un saco de huesos por tu culpa.

¿A qué diablos has venido ahora? Yo siempre fui la fuerte de las dos, ¿recuerdas? Lárgate de una vez. Tu libro sigue ahí donde lo dejaste y no pienso devolvértelo.

2 comentaris:

  1. El amor y la felicidad son meras distracciones, pero el odio es un cancer que se extiende mas rapidamente que cualquier otra enfermedad.

    Asi que, peace & hate, o yo que se.

    ResponElimina
  2. Que a veces el querer firmar un contrato con alguien puede demostrarte el miedo a perderse, a perderte o...a perdernos simplemente la una a la otra. Algún día quizás encuentres colgando de tu balcón, o de tu incredulidad, un ramo de rosas con la forma exacta de lo que habías imaginado que podría ser una pedida de mano, entonces puede que con un poco de suerte decidas que ellos no son suficiente y te cases conmigo.

    Porque si hay algo que puede durar toda la vida no es el amor amiga mía, pero sí el codo a codo diario al que tu llamas amigos sin derecho a roce (que aunque todos estemos hechos de huesos no estamos recubiertos con los mismos principios). ;)

    ResponElimina