divendres, 4 de març de 2011

Jueves

Es extraño, pero siempre he odiado los jueves. Realmente me parece algo curioso, porque ni siquiera me acuerdo de por qué. Supongo que mis motivos tendría, digo yo. Aunque esta vez es distinto, porque precisamente un jueves cualquiera a las cuatro y veinticinco de la tarde y con los calcetines nuevos que te acaban de regalar, te enteras de que dentro de siete meses, tu vida va a dar un giro de 179 grados. Y, pasado el shock inicial, te derrumbas, para qué negarlo. Porque, de repente, te entran todos los miedos que nunca pensaste llegar a tener. Pero sonríes,  porque todos a tu lado están eufóricos. Y cómo no van a estarlo después de todo lo ocurrido. Porque claro, ahora, entre todos, te han convertido en la persona más valiente del mundo (y los valientes no lloran, dicen), así que debes demostrar una vez más que esto va a salir bien. Qué digo bien, de puta madre. Te odio. Eres la única persona, aparte de mi madre, que no se ha alegrado con la noticia. Pero te entiendo, créeme. Yo también estoy acojonada. Aunque hoy, ya no son las cuatro y veinticinco,  no llevo calcetines y ni siquiera es jueves. Así que sonrío, sonrío mucho. Te echaré de menos.

1 comentari:

  1. es lo que tienen los jueves, que terminan y se vuelven viernes. A mí me pasa algo así con Ocutbre, pero siempre viene Noviembre.

    (y yo me alegro muchísimo por la noticia)


    ainamatopeya.

    ResponElimina